¡Feliz navidad!

giphy

Advertencia: escribo esto con una copa de vino en la mano (y la botella enfrente).
No me hago responsable de herir susceptibilidades (como siempre)
La Puppy les manda saludos.

¡Y casi se acaba el año! Les escribo un poco idiota, bastante feliz (por la vida en sí, no el alcohol), y ansi-emocionada. Es increíble como ha pasado el tiempo, este diciembre cumplo 10 años de conocer el BDSM y todos esos rollos de D/s, DD/lg, y… ¿que otras siglas conozco?

Bueno, conozco mucho, y me siento profundamente orgullosa de haber experimentado a conciencia (si, porque aunque me sé mucho de todo, tampoco he andado haciendo de mi cola un papalote). No es por pavonearme de mi mojigatiedad, es que soy Eneatipo 1 (El Juez-Perfeccionista), y no me viene bien hacer cosas sin pensar. Eso no quita que, las cosas que he hecho pensando, las he disfrutado plenamente.

Sabe D’os todo lo que he vivido, cuantas veces mi corazón se ha estrujado y todo en busca de ese amor perfecto anhelado por mis propias carencias psicoemocionales. ¿Alguna vez han sentido que les regaño mucho y que están muy enfermitos de sus emociones y deben tener cuidado al amar? Yo sé que si, soy muy punitiva. Sólo quiero que sepan que así como soy con ustedes, soy conmigo misma. Y no porque me quiera poco o les odie mucho (o les quiera mucho y me odie un poco), sino porque en mi experiencia como terapeuta, así es. Todos estamos heridos, necesitados, rotos… ¡Ojalá lo hubiera sabido antes! Así quizá me castigaba menos. Siempre me sentiré muy gorda, o muy mayor, muy defectuosa, demasiado pobrecita, poco accesible. Lo que cambiaría es que, en vez de padecerlo, lo hubiese experimentado. Me habría permitido llorar más profundo, pasar más días indispuesta, quizá habría probado mas/menos/diferentes amores.

Por cierto, en enero cumplo los 30, ¿sabían eso?. La edad me pega cuando la digo, y no por sentirme vieja. Lo crean o no, aún a veces me piden el ID para entrar a un bar. He salido con hombres en sus buenorros +35 que me rechazan porque les parezco joven, y también he rechazado muchachitos porque me ven guapita y creen que me interesa salir con mocosos de 19. La edad no me pega, créanlo… ¡Por algo uso cremas antiarrugas desde los 25! Porque por dentro sigo siendo a misma niña huérfana de 10 años, la abusada de 16, la imparable de 18, la abandonada de 26. Soy todas en una, y he disfrutado tanto la vida que no tengo menos que agradecimiento.

¡Ese era el propósito de este post! Compartirles mi gratitud.

Hoy agradezco genuinamente todas y cada una de las experiencias que la vida me ha brindado. Y aunque siempre tendré la espinita de “pudiste haber hecho más/mejor/diferente”, sé que todos estamos así, ¡muy heridos y frustrados!. Sino, los terapeutas no tendrían trabajo, y a mi me encanta aprovechar las tendencias del mercado jajajajajaja.

No, ya en serio. No sé quién me leerá esto. No dudo que me espíen por ahí algunos cabrones malparidos. Sólo deseo que todos, absolutamente todos los que lean esta entrada (ahora y luego) un día lleguen a ser tan confrontados por lo que son, hacen y sienten en ese momento (y en el pasado) que acaben yendo a terapia de verdad. Y, eventualmente, se lleguen a comprometer con su proceso personal. ¡Que así podríamos construir un mundo mejor!

Ahora y siempre, mis mejores deseos…
-cc💍

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Happy B-Day Yei!

Esta entrada está, obviamente, dedicada al cumpleaños de alguien. Pero más que dedicarla a él, quiero compartir con todos mis aprendizajes a raíz de lo que sea que fue con él.

Agradezco mucho los e-mails qué recibo con sus palabras de aliento, todo bien en mi vida (salvo lo ocupada que estoy con mis proyectos y estudios), y también aprecio poder apoyarles con sus dudas, no soy experta sin embargo espero que todo lo que voy aprendiendo también les esté siendo útil.

Como siempre: prometo escribir más, prometo actualizarles las Bitácoras de Coco, sepan que sus mensajes son lo que me recarga la pila.

Hablemos de Yei

Tengo un hobby muy privado del qué hablo poco o nada, y es que desde hace bastantes años (quizá 13) disfruto de hacer relatos. No lo lleven al extremo sexual, ya saben que lo pornográfico no es lo mio, lo que si es muy mío es la búsqueda de intimidad y calidez.

Y bueno, con Yei resultó fácil, natural, muy automático. Me involucré de inmediato, fue fácil admirarlo, respetarlo e inspirarme a través de él.

Quizá él no lo sepa, pero se ha de entrar: nuestras charlas me mantenían muy enfocada en la mujer que estoy construuyéndome. Aunque no sé si el lo querrá creer y aunque sé que me ha sustituído, de verdad agradezco esos pocos días qué me hicieron acariciar con la puntita del dedo lo mucho que espero de mí misma.

La brecha

Algunos me leen y creen que soy una mujercita impecable. Y no. Yo vivo desatada, me  alimento de mucha pasión y alguna que otra comida esporádica. No duermo a buena hora porque de 24, paso unas 10 trabajando, otras 8 deseando, y lo que queda es para medio dormir (suponiendo que no sueño).

Les digo, soy una mujer desatada: devoro contenido audiovisual, leo como si estuviera a punto de descifrar un código secreto, observo con brutal perspicacia, tengo la lengua afiladita, y guardo todo eso detrás de mi carita cachetona y mi sonrisilla de niña buena.

Se me reconoce fácil porque así tengo la risa: fácil. Soy ligera para compartirme, hablo en tragicomedia, difícilmente pierdo el ánimo, y aún más difícilmente me guardo mi opinión. No crean qué por bocona, o sea si, a veces si digo las cosas bien alto y claro, pero por lo general mis ojos gritan sin permiso.

Y eso fue el pro/contra por el cual se desmoronó el cuento con Yei.

La expectativa de la sumisa

Se dice que la sumisa perfecta es modosita y etérea, que viste un halo de paz y silencio absolutos. Se cree que la mejor sumisa es la más dócil y entregada, la que todo acepta, la que más calla y menos pregunta.

Y pues el tal Yei me inspiraba tanto, que jugué a ser esa. Y me callé. Quise ser la más buena de las buenas.

¿Y que pasó? Pues nada, que comencé a ver que el relato se nos estaba viciando por algunos malos entendidos y no dije nada porque quería ser buena. Y eventualmente se rompió.

Bueno, no se rompió, lo rompí

Elijo tomar el 100% de responsabilidad en aquel malentendido porque es el único 100% que conozco. Si quieren saber sobre el otro 100%, tendrán que buscar a Yei y preguntarle.

Lo que diré a continuación no tendrá mucho sentido para ustedes, pero preciso explicarlo.

Soy mexicana, y en México las mujeres somos brujas. Y ser bruja es una virtud. Una bruja es una mujer sabia, conectada con su intuición y confiada de su poder para la manifestación.

Este poder de manifestación no es más que fe en la vida, una especie de pronoia ancestral, donde confiamos en que estamos llenas de amor y compasión, y es un movimiento automático crear armonía.

Además soy terapeuta, tengo un extra de esa bujosidad en mí porque, literal, mi trabajo es dar atención, compasión y contención. A veces mis clientes creen que soy adivina, pero no: es mera escucha activa e interpretación del lenguaje corporal.

Con todo esto, estoy orgullosa de sentirme y llamarme bruja. Si el precio a pagar es un severo juicio, que así sea: lo vale una y mil veces cuando logro ver a mis clientes renovados y resueltos pos un proceso terapéutico.

Mi verdadero yo

Mi conclusión acá es que hacer de sumisa es un pérdida de tiempo (en el sentido más común del BDSM).

Cuando una se encuentra con un hombre bien plantado, con autodominio, seguro de sí mismo, auto-motivado, ambicioso, con vocación de pareja y emocionalmente estable, no se necesita ser sumisa.

Estos hombres no miden su poder según la cantidad de control que ejercen sobre otro, sino sobre la calidad de control que tienen de si mismos.

Y cuando una mujer tiene enfrente un unicornio de esos, lo último que pretende es competir, al contrario: es fácil respetarlo, admirarlo y tomarle cariño.

Y estos unicornios disfrutan de una mujer con seso, que tiene una vida más allá de hacerse la tontita necesitada.

Es una reciprocidad automática y amorosa. Libre se competencia, libre de control, donde cada uno toma su papel natural biológicamente diseñado.

Él como cazador, ella como doméstica. El desafiando al mundo, ella procurando el hogar. Para ambos se requiere inteligencia y habilidad. A ninguna mujer le sirve un hombre bruto, y a ningún hombre le sirve un mujer inútil.

Si en esta dinámica natural no logra ver el intercambio de poder, es buena hora para que deje la novela erótica (o reconozcan que juegan al BDSM por ordinario placer sexual).

Agradecimiento

Está de más decir lo mucho que recibí en esos días con Yei. Espero haberle dado tanto como él a mi. Prometo, la próxima vez, hablar más fuerte y ser más mala.

Les adjunto algo:

Todo vínculo congruente exige 3 cualidades:
respeto, admiración y cariño.

Espero que Yei sepa que le tuve las 3, aunque al vínculo no le puse nombre.

Gracias por siempre, y feliz cumpleaños.
-cc 

Publicado en Introspecciones, Proyectos personales | Deja un comentario

Se me rompió un poquito el corazón

2a8eLa semana pasada se me rompió un poquito el corazón. Les escribí un hilo en Twitter contándoles lo intensos que fueron los últimos días, pero hay algo más.

Durante el último año aprendí que todas las relaciones implican un intercambio de energía, y este intercambio te ayuda a expandirte o te drena, no hay otra opción.

Tristemente, resultó que identifiqué una relación en la que, desde hace unos 2 años, se me drenaba. Pero era tan sutil y justificado que no podía ni explicármelo yo misma.

De pronto lo tuve claro y alcé la voz. Y, evidentemente, algo se quebró y, estoy casi segura, será imposible enmendar. Sobre todo porque él no lo ha visto como yo.

No quiero dar muchos detalles porque a este amigo realmente lo quiero mucho, lo amo quizá. Y teníamos una conexión profunda.

Bueno, volviendo a los hechos. Aunque esta relación llevaba unos 8 años (quizá más), se mantuvo siempre muy limpia. Y eso me gustaba. No había tensión ni expectativas, ni demandas, negociación o promesas. Era un algo que engranaba perfecto y corría solo, como relojito recién engrasado.

El beso de saludo siempre sabía a un ‘me alegra profundamente que estés bien’, y el de despedida era un genuino ‘te amo y te deseo lo mejor siempre’. Lo que ocurría en el medio era intenso, liberador y alentador. Nunca había menos que muchísimo, aunque fueran breves momentos. Fueran horas o meses entre cada contacto, siempre me sentía muy a la orden, contenida, acompañada.

Pero… de quizá uno o dos años a la fecha, algo dejó de hacer clic. Me tardé un tiempo en identificar qué era lo que estaba desencajado. Y por fin lo encontré.

Yo he dejado de existir.

1. La falta de memoria

De pronto, las actualizaciones se hicieron difíciles. Resulta que yo recordaba nuestras charlas y él ya no. Yo tenía presente sus asuntos, y los míos requería un constante refresh“Ah, si, es cierto… ¿en serio te pasó eso? ¡No me acuerdo! ¿ES NETA QUE TE IBAS A CASAR?” y yo… “SI [DON PENDEJO]… ¿no te acuerdas que por eso nos fuimos al Pata Negra a beber?”.

Él dijo que tengo que vivir más el presente, yo dije que en una amistad hay que estar presentes.

No quiero volver a leer esa conversación, solo quiero que esto se me pase ya, porque me ha dolido mucho, y no sé cuanto tiempo de duelo vaya a requerir dejar ir una relación tan importante para mi y que duró tanto tiempo.

Por cierto, lo digo así de “que ya terminó” porque prefiero asumir lo peor. Si me sentara a esperar que él comprenda mi punto de vista, es muy probable que deba esperar toda la vida.

2. El vínculo

Hace unas semanas en mi diplomado de Logoterapia hablábamos del vínculo. Cuanto más cerca de la boca sea el beso o más intercambio de saliva hay, más fuerte el vínculo (por ejemplo, al compartir un vaso de agua).

Aunque ésta ultima vez si hubo besos, de hola y de adiós, como los de siempre… No hubo abrazo. ¿Cuándo fue la ultima vez que me abrazó? Antes me tomaba por los hombros, me besaba la coronilla y me enredaba el cabello. Me sostenía un poco, me aplastaba los cachetes. La verdad es que no lo había notado pero efectivamente, nos desvinculamos.

3. La pareja inconsciente

Dice Enric Corbera (un erudito de a biodescodificación) que todos tenemos pareja. Inconscientemente reconocemos a alguien (o algo) como una pareja y si no es quien debería (la pareja tangible, como por ejemplo el esposo o el amante), le damos el lugar a quien se deja. El perro, la madre, el mejor amigo.

¿Será posible que le haya tenido a él como pareja durante tanto tiempo? A nivel inconsciente, claro, porque no había compromiso explícito, ni sexo, ni llamadas regulares. La verdad es que no lo sé, pero si es así, lo más sano es cortar del todo.

Existe la remota posibilidad de que le haya tenido ahí, almacenadito, sin proponérnoslo. Pero no quiero que se quede ahí, quiero librarme de esta dinámica tóxica que me puso durante años como personaje secundaria de mi propia historia. Quiero dejar de ser el cubo donde puede llegar cualquiera a vomitar sus asuntos. Quiero dejar de cargar a otros lo que los otros no me van a cargar a mi.

4. Dar y tomar

Finalmente, analicé la cantidad de atención que requería mantenerse al tanto el uno del otro. Aunque pareciera que la conversación era equilibrada, detecté que mis participaciones eran muy secundarias. Si tuviera que ponerlo en porcentajes, la carga de atención era quizá un 80% para él y un 20% para mi. No me sorprende nada que él no comprenda mi sentir, pues hace mucho que a mi no me escuchaba.

En fin.

Por causalidad o albur estoy leyendo un libro de Jorge Bucay (parte de mi formación como terapeuta) y encontré una cita que ya suelo trabajar con mis clientes cuando deben reordenar a sus ex parejas.

Me la he repetido en voz alta y me ha caído muy bien:

Te quise mucho.
Todo lo que te di, lo di con ganas.
Tú me diste muchísimo y lo honro.
Por aquello que entre nosotros fue mal,
yo asumo mi parte
y te dejo la tuya
aunque te doy las gracias por ambas.
Y ahora te dejo en paz…》
-Bert Hellinger

Sólo cambiaría una cosa: para mi no es un te quise, es un te amo.

Me despido honrando lo que fue, aceptando lo que es y deseando lo mejor.
cc💍

Publicado en Introspecciones, Proyectos personales | Deja un comentario

Nos ocupamos del mar [Javier Krahe]

1a92c1e18ceba8875126f808749aa391

 Nos ocupamos del mar
y tenemos dividida la tarea.
Ella cuida de las olas, yo vigilo la marea.
Es cansado,
por eso al llegar la noche
ella descansa a mi lado, mis ojos en su costado.

También cuidamos la tierra
y también con el trabajo dividido.
Yo troncos, frutos y flores, ella riega lo escondido.
Es cansado,
por eso al llegar la noche
ella descansa a mi lado, mis manos en su costado.

Todas las cosas tratamos
cada uno según es nuestro talante.
Yo lo que tiene importancia, ella todo lo importante.
Es cansado,
por eso al llegar la noche
ella descansa a mi lado y mi voz en su costado.

-Javier Krahe


Hace una semana, mas o menos, me han compartido este poema. Resulta que Krahe fue mentor de Sabina. La verdad no me gusta nada la trova, pero como poema me ha conquistado. Estuve buscando un video con una buena interpretación, aquí les dejo un link donde le interpreta el mismo Javier Krahe.

Por favor cuénteme que les parece. Y sigan haciéndome sugerencias, prometo publicarlas pronto.

Con cariño,
cc💍

 

Publicado en Música, Poesía | 6 comentarios

Espérame en la última página [Sofia Rhei]

9788401019487Llegué a este libro buscando recomendaciones online y vaya que tuve suerte. Es de lo más rosa, cursi y reconfortante que he leído en mucho tiempo. Y me hizo mucho bien así que lo recomiendo toda chica con el corazón roto, dudas o desesperanza.

Debo repetirlo, es un libro reconfortante, así que si te gusta lo elaborado debes bajar tus expectativas. Este libro sabe a domingo por la tarde, a que no hay nada que perder, pues de todas formas irás a dormir y maña será lunes, y es que los lunes saben a volver a comenzar.

Suelo hacer sinopsis más amplias, pero la verdad es que entre menos les diga será mejor. Resulta que Silvia es una mujer como cualquiera con una situación emocional muy sencilla en su exterior, pero gangrenada por dentro. En cierto momento elige abrirse a algo mejor y ese algo mejor logra encontrarla.

Solo puedo decir que a todo aquel que lea esto les deseo suerte, la suerte de Silvia. Esa que se detona con un acto tan simple como dar un paso en una nueva dirección. Así, sin más, sin mucho. Porque creo que todos merecemos recibir la gracia de un buen destino.

Ah, por cierto… Lean bien a Thanos. Es mi nuevo personaje platónico. Quizá un día relea el libro y me vuelva a entusiasmar y a hablarles de él. Pero platonismos aparte… No quiero arruinarles ni una sola letra de esta experiencia. Permítanse ser cursis, rosas y reconfortarse.

Con mucho cariño,

cc💍


Hay quienes dicen que todas las decisiones que se toman están provocadas o bien por un impulso de amor, o bien por uno de miedo. Según eso, no existen más motivaciones en la conducta humana. No hay ninguna emoción o reacción que no pueda reducirse a uno de esos dos principios. […] Lo que quiero decirte… es que me gustaría que todas las decisiones respecto a ti, que tome contigo, estén motivadas por el amor. Y me encantaría que tu hicieras lo mismo.

Publicado en Estribo cultural, Literatura | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario